viernes, 29 de enero de 2010

♣ EL SUR SUFRE PERO ALAN GARCÍA PREFIERE VIAJAR AL NORTE

http://caobacii.blogspot.com/

Tan inaudita situación llevó al congresista por Puno Yonhy Lescano, a manifestar que “el presidente no tiene brújula, el sur no está para ese lado”, mientras esperaba en la tarde de ayer que el gobierno declare en emergencia a diversas provincias del departamento altiplánico, incorporado al mapa del desastre en el sur, con un primer cálculo de alrededor de 10 mil damnificados.
Debería estar en el sur
Para Lescano, el viaje presidencial al norte fue totalmente inoportuno, pues el jefe del Ejecutivo debe estar en la primera línea de la atención de la emergencia que vive el país en estos momentos y que inclusive ha trascendido al exterior. “El presidente debería estar en la zona sur, visitando los departamentos afectados por los desbordes de ríos y lagunas, huaicos y deslizamientos”, opinó.

La magnitud de lo que ocurre en los departamentos de Cusco, Huancavelica, Apurímac, y ahora también Ayacucho y Puno, no fue motivo para alterar la agenda del mandatario.
La explicación parece ser que la costa, sobre todo el norte del país, es la zona más favorecida por la política oficial, ya que cuenta con más electores y resulta estratégica para mejorar las posibilidades electorales.

El sur, que tiene en Huancavelica (con un índice de 82,1%) al departamento más pobre del país, continuó anegándose, mientras García mantiene impasible silencio frente a la tragedia. Hasta el cierre de esta edición no había tenido ninguna expresión de solidaridad con los sufrientes pueblos de Cusco, Puno, Apurímac, Huancavelica y otros, y su gobierno ha ofrecido apenas 13 millones de soles para atender la emergencia, cuando las pérdidas económicas bordean los mil millones de soles.

La atención gubernamental estuvo más preocupada por asegurar la evacuación de cerca de 2,000 turistas varados en Machu Picchu y Aguas Calientes, que tampoco concluyeron ayer, que en atender a la población afectada por miles. Parece ser la respuesta de la administración aprista al sur del país que rechaza la gestión de García, según las encuestas.

En el marco de la indiferencia palaciega surgen las denuncias. “La insensibilidad oficial frente a la desgracia ha llevado al Ejecutivo a dejar de lado a los gobiernos regional y locales y, en un claro oportunismo político, el gobierno central utiliza a candidatos a las elecciones regionales para que entreguen la ayuda a los afectados por la furia de la naturaleza”, denunció el coordinador de la Red de Municipalidades Rurales del Perú, Wilbert Rosas.

Cálculo de la desgracia

Hasta el momento, el departamento del Cusco es el más afectado, ya que según el presidente del gobierno regional, Hugo Gonzales, las inusuales lluvias de 135 litros por metro cuadrado que han caído en los últimos cuatro días, algo nunca antes visto, han ocasionado más de 25 mil damnificados (personas que se han quedado sin hogar), así como la destrucción de 2,900 viviendas y otras 4,000 seriamente afectadas.

En este panorama de desolación, Cusco también registra 14 mil hectáreas de cultivos arrasados, carreteras destruidas y 14 puentes dañados.

Pero la primera preocupación del presidente del departamento devastado, Hugo Gonzales, es la reubicación de las miles de personas sin hogar, particularmente en los alrededores de la Laguna de Huacapay, que se ha desbordado, en el distrito turístico de Lucre y en el pueblo de Suripe, que son los más afectados.

Gonzales dijo que personalmente, como la más alta autoridad de la región, ha asumido la conducción de la atención de la emergencia, coordinando con el Instituto de Defensa Civil la repartición de frazadas, alimentos y un total de 250 carpas para los damnificados.

Además de la declaratoria de la emergencia para este departamento, el gobierno ha autorizado al presidente regional a utilizar los recursos del canon para afrontar la emergencia.

Sin embargo, Gonzales se mostró más preocupado en emprender la reconstrucción de la zona dañada, en su mayor parte turística y de cultivos, señalando la necesidad de que el gobierno otorgue un crédito suplementario al Cusco, tal como lo hizo con S/. 1,200 millones con Ica, por un monto superior a los 500 millones de soles. Los recursos del canon, explicó, ya están destinados para las obras que requiere la región.

De otro lado, el seguro agrario no será suficiente para las 16 mil hectáreas de cultivos afectadas, lo que implica la pérdida de 24 mil toneladas de producción pecuaria, y para su recuperación se requiere 48 millones de soles, señaló el director regional de Agricultura, Américo Cáceres Romero.

La Confederación Nacional Agraria (CNA) y la Federación Agraria Revolucionaria Túpac Amaru (Fartac) pidieron la implementación del publicitado Seguro Agrario y la ampliación hasta por seis meses de la emergencia para la recuperación de los cultivos perdidos y las viviendas dañadas.

El subdirector Regional de Salud Cusco, Óscar Niño de Guzmán, informó que cuatro establecimientos de salud fueron afectados por las lluvias y el más perjudicado es el hospital de Huayllabamba, en la provincia de Urubamba, que fue inundado, perdiendo medicamentos, insumos e instrumental médico. Los otros afectados son los nosocomios de Anta, que está siendo reubicado. Los hospitales Antonio Lorena y Regional de la ciudad del Cusco presentan goteras en algunos ambientes y amerita una urgente atención.

El gerente regional del Cusco, Washington Alosilla Robles, dijo que esperaba más del Ejecutivo tras la visita que hiciera a la zona del premier Javier Velásquez, quien dispuso el uso de 10 millones de nuevos soles del canon y no los 350 millones que pidió el gobierno regional y los municipios provinciales 100 mil y los distritales 50 mil, de acuerdo al Decreto de Urgencia.

“Todo lo que es gasto de inversión está comprometido en obras, y lo ideal sería que haya transferencia de recursos frescos del gobierno central, provenientes de los fondos de contingencia”, añadió Alosilla.

En alerta todo el sur y el centro

El estado de emergencia dispuesto el lunes último en los departamentos de Cusco y Apurímac, pueden extenderse a Ayacucho, Huancavelica, Puno y Junín, debido a los desastres naturales que han causado unos 24 muertos, según cifras no oficiales, más de 30 mil damnificados y considerables daños económicos en el sur. En el Cusco se han reportado diez personas fallecidas, siete en Puno, cinco en Apurímac y dos en Huancavelica. Las autoridades del gobierno central y de la Defensa Civil han evitado brindar información sobre los daños y víctimas.

Alarma en Puno

La región de Puno también soporta los embates de la naturaleza, con la caída de intensas lluvias y nevadas, así como desborde de ríos, que han causado la muerte de al menos siete personas en los últimos días. Varias áreas de cultivos de papa, quinua, avena y otros, se perdieron.

Unas 20 comunidades resultaron afectadas por el desborde del río Azángaro, a consecuencia de las precipitaciones pluviales. El alcalde provincial de Azángaro, Rubén Pachari, informó que varios pobladores y su ganado “quedaron en medio del río en una especie de isla que se ha formado”.

En el centro poblado de Sollocota, distrito de San José, el río se desbordó y las aguas cubrieron varios tramos de la carretera local, inundando cultivos y provocó la caída de un poste de alta tensión. En la ciudad de Azángaro fue cortado el paso peatonal en un puente colgante y en el distrito de Asillo otro puente similar fue arrasado.

En Asillo una veintena de comunidades ubicadas en las riberas del río San Antón, como Anorabi, Chana, Hunuata Isla, Llacta sillota, Turupampa, Chh´aqucunca, Calahuala, San Cristóbal Chanapampa, Sillota y Compuyo Pacastiti, resultaron igualmente afectadas.

Asimismo, una fuerte nevada cubrió la provincia de Melgar, donde el centro de salud de Santa Rosa quedó inundado, por las aguas del río Nuñoa, en el distrito del mismo nombre. El alcalde Atilio Huamán Tapara, informó que la inundación interrumpió el servicio de energía eléctrica por la caída de postes.

Indicó que unas cinco mil alpacas han fallecido por neumonía como consecuencia de bajas temperaturas registradas en los últimos días, la mayoría de animales eran crías. La comunidad más afectada es Pasanacollo, donde varias hectáreas de cultivos y sembríos de forraje fueron arrasados.

Apurimac. Derrumbes y falta de energía

Las lluvias en Apurímac han afectado la energía eléctrica y los deslizamientos bloquearon importantes carreteras, como la ruta Abancay-Cusco, una de las zonas más críticas, fenómenos que se registran en diferentes puntos de la región, como el acceso a la provincia de Cotabambas. Cuatro personas perdieron la vida esta semana cuando intentaban llegar al Cusco por Abancay, y los damnificados superan las cuatro mil familias. Muchas vías se encuentran paralizadas por los huaicos.

Ayacucho. Sobresalto por desborde de río

El presidente regional de Ayacucho, Ernesto Molina, pidió al gobierno central declarar en emergencia la provincia de Huanta, debido al desborde del río Huantachaca, que ha dejado 500 casas afectadas, y advirtió el peligro de huaicos. El más reciente derrumbe se produjo en el sector Chigua-Cangari. Molina dijo que el desembalse se habría producido debido a que el cauce del río no fue descolmatado oportunamente y pidió ayuda para unas 45 familias afectadas por el desastre.

El alcalde de Huanta, Edwin Bustíos, solicitó al gobierno regional el envío de un equipo de profesionales para verificar el estado de las tres lagunas ubicadas en la parte alta de la ciudad, ante el peligro de desborde por las lluvias. El camal municipal quedó en ruinas.

Huancavelica. Inundaciones y plagas atacan

Un total de 71 instituciones educativas de las siete provincias de Huancavelica fueron dañadas por las constantes lluvias torrenciales, huaicos e inundaciones registrados en los últimos días, y mil 200 hectáreas de cultivos de papa fueron afectadas por la enfermedad de la Rancha, a causa de la lluvia. El director regional de Educación, Jacinto Fernández, informó que los muros, jardines y losas deportivas de las escuelas y colegios fueron afectados.

DETALLE
La reunión de presidentes regionales de Arequipa, Cusco, Moquegua, Puno y Tacna, prevista a realizarse este viernes en Tacna, fue postergada para el 15 de febrero debido a la tragedia que vive Cusco y Puno. El encuentro tenía el objetivo de conformar una Junta de Integración de la Región Sur para impulsar los proyectos de desarrollo y mejorar los presupuestos, después que el gobierno central recortó los recursos destinados a las regiones en 2010.La Primera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada