domingo, 24 de enero de 2010

♣ CHAMANES Y SUS ÍCAROS SONADORES(cantos)


Ícaro sanador

Por: Delia Ackerman *

"La tierra tiene su canto. Cada hombre, cada mujer, cuando nace tiene su canto”, dice Herlinda Agustín Fernández, de 58 años. Ella pertenece a un linaje de maestras curanderas. Gracias a sus cantos —o ícaros— y a su conocimiento ancestral de las plantas es líder de su comunidad: San Francisco, a orillas del río Ucayali. Su sabiduría ha trascendido nuestras fronteras.

Esas voces que curan

Sus ícaros tienen un valor fundamental en las terapias curativas y son un vehículo para alcanzar altos niveles de conciencia. Junto con su esposo Enrique, ha realizado cientos de ceremonias a personas en busca de conocimiento. Sin embargo, luego de que le diagnosticaran, en el 2009, un cáncer cervical, Herlinda, la sanadora, enfrenta un desafío más personal.

Persistencia de imagen

Comencé el documental luego de escuchar su canto mágico. Fui a filmar a Pucallpa con Heather Greer, codirectora del documental, y conocimos a la mujer detrás de la curandera. Muchos tenemos una idea mitificada de los chamanes y sus poderes. Los pensamos como seres sobrenaturales. Pero, ¿qué hay detrás de la curandera? ¿Qué hace que se dedique a curar?

Chamanes, humanidad

Los chamanes son nexos entre el cielo y la tierra, el mundo de nuestros ancestros y este mundo. Los buscamos para reconectarnos con ellos y para curar nuestros traumas físicos, emocionales y espirituales. Pero no hacen milagros, solo nos abren canales para sanar nuestras heridas. Son seres humanos y como tales, susceptibles al sufrimiento, a la enfermedad y la muerte. Herlinda se hizo chamán para ayudar a sus hijos. Es madre de siete y abuela de 27.

El tiempo que pasamos con ella y su familia nos reveló una historia hermosa y compleja: el poder y sabiduría curativa de la tradición shipiba, pero también su fragilidad en el mundo moderno. Nos dieron nuestro canto y compartieron sus conocimientos de sanación, permitiéndonos filmar momentos íntimos con su familia. La ceremonia del ayahuasca, realizada por su esposo y sus hijos para curar a Herlinda, nos reveló su profundo amor y su devoción. Nos fuimos con una sensación de urgencia para contar su historia.

Ambiente vulnerado

Para enfrentar el cáncer, Herlinda y su familia decidieron tomar el camino de la medicina occidental. Recibió radioterapia, combinando el tratamiento con los métodos tradicionales shipibos y mejoró. Sin embargo, su cáncer ha regresado. Lo enfrenta con gracia y perseverancia pero está en una situación precaria, aun siendo una figura clave para la cultura shipiba.

Medio que enferma

La capacidad de dar a luz les da a las mujeres un don especial. Pero esa capacidad de dar, es también la de sentir y las hace más vulnerables. Además del aislamiento en que se encuentran las mujeres indígenas, el reto de vivir en un medio ambiente que día a día se deteriora por la contaminación, quizás explique el aterrador incremento del cáncer entre las mujeres de la Amazonía.

Según el doctor Gustavo Sarria, director de Control del Cáncer del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas, la tasa más alta de cáncer y de mortalidad en el Perú, está entre las mujeres de las poblaciones originarias de las regiones amazónicas y andinas.

No sabemos qué pasará. Pero sí sabemos que perder a estas mujeres y su conocimiento es una tragedia, no solo para sus comunidades sino para el mundo. Los chamanes son los guardianes de esta sabiduría, de estos cantos. ¿Quién cantará cuando ellas no estén? ¿Quién se encargará de que esta sabiduría no se pierda?

[*] Documentalista

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada