jueves, 28 de enero de 2010

♣ CUSCO, APURÍMAC, HUANCAVELICA, PUNO Y AHORA AYACUCHO, LAS LLUVIAS SE LOS ESTÁN TRAGANDO


EL CALENTAMIENTO GLOBAL ERA CIERTO, A MÁS CALENTAMIENTO DEL MAR Y LOS RÍOS, MÁS EVAPORACIÓN, MÁS NUBES Y POR TANTO MÁS LLUVIAS, LUEGO LO QUE TENEMOS, MÁS DESGRACIAS:
http://caobacii.blogspot.com/

El panorama en la ciudad de Cusco y en el resto de la región es desolador. Al cierre de esta nota se intensificaba la evacuación de unos mil 600 turistas varados en el Santuario Inca de Machu Picchu, impedidos de abandonar la zona por las inundaciones provocadas por las lluvias torrenciales y los desbordes de ríos evidencian la falta de previsión del gobierno central y la administración regional, ante desastres naturales como el presente.

La Primera
La población de a pie es tal vez la más afectada, pues miles de hectáreas de cultivo se han perdido hasta la próxima temporada de siembra lo que derivará en millonarias pérdidas y en el hambre para muchas familias campesinas, y es difícil aún calcular el costo de la reconstrucción de miles de viviendas arrasadas por las aguas, al igual que los puentes y los tramos carreteros y otras infraestructuras, que sucumbieron ante el embate de las aguas.

En Aguas Calientes, el pueblo que está al pie de la montaña sobre la que se yergue Machu Picchu, los precios de los alimentos se ha incrementado desmesuradamente, pues, por ejemplo, una botella de agua que usualmente vale un sol, hoy se comercializa entre nueve y diez soles y la lata de atún cuesta 12 soles y los precios pueden ser más altos si el comprador es extranjero. La ley del más fuerte convertida en la del más vivo.

Los turistas varados han contado también que decenas de cusqueños se les han acercado a ofrecerles sacarlos a pie de la zona, por un pago de 500 dólares. Hay gente que quiere timarlos ofreciéndoles vuelos privados por 700 dólares. La especulación es implacable y nadie paga a los turistas más de dos soles por dólar, pese a que la moneda verde se cotiza en 2.85 en el resto del país.

Luto

Hasta ayer se han reportado 10 muertes en el Cusco, víctimas de los deslizamientos de barro y piedras, así como de los derrumbes de viviendas. En cuanto al número de damnificados se estima que son más de 10 mil.

Pero la desgracia no se limita al Cusco. La furia de la naturaleza también ha cobrado seis vidas en Huancavelica, dos en Apurímac y dos en Puno.

Lo peor de la situación quizá no sea en sí el desastre natural, sino lo que éste ha sacado a luz una vez más. Y es que la imagen que los turistas afectados se llevarán a sus países del nuestro no será la de un gobierno que, aunque tarde, les mandó un helicóptero para sacarlos del aislamiento, sino de los abusos de los peruanos con los precios, la falta de solidaridad y los saqueos y asaltos en las zonas donde la lluvia ha cambiado todo, como Pisac y Antac.

Otro aspecto que la población del Cusco ha cuestionado es que un helicóptero sobrevoló la zona afectada por más de una hora, llevando ahí a al presidente del Consejo de Ministros, cuando pudo servir para llevar más ayuda para los damnificados o apoyar las tareas de evacuación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada