martes, 25 de mayo de 2010

♣ LAS CLAVES DE LA VIDA ACTUAL. Descúbrelos conmigo.


http://caobacii.blogspot.com/
Carlos Villacorta Valles

Las claves de la vida actual


Para entender el caótico y violento mundo que estamos viviendo, es fundamental rescatar la filosofía y hacer filosofía a través de las cosas y sucesos que cotidianamente se presentan ante nuestros ojos o por TV o directamente. Ahí está la clave determinante.

La filosofía dialéctica, otra clave importantísima, hace más fácil la aparente complejidad del mundo en el que vivimos. No se trata entonces de explicar la filosofía, sino hacer filosofía usando el mundo.
Nos hemos alejado de la filosofía, de las ciencias sociales, de las ciencias naturales y nos encasillamos en el inmediatismo pragmático, utilitarista.

El sentido clásico liberal de interpretación actual se sujeta en la defensa del sistema, porque sus gigantescos intereses económicos están de por medio, ahí está la clave negativa, se encadena el problema vital, se mira a los costados y no se encara la realidad correctamente.

¿Cuál es la clave correcta?

Por razonamiento simple y lógico nos damos cuenta y sabemos que todo absolutamente todo tiene un principio y un final, pero no un final infinito, sino de interacción, de conversión y, depende de su orientación ideológica y filosófica que llegue a ser algo superior en el sentido científico humanista.

Comprobado también que ese final no es armónico, sino tiene estertores de diversa índole; en lo social se van a expresar como estertores de delincuencia, asesinatos, corrupción, traumas y enfermedades mentales. Luego una vida de más apariencias.

La historia nos enseña la clave:

Así, la historia nos enseña que cuando un sistema económico social, plagado de lucha de clases como los que hemos tenido hasta la actualidad, va llegando a su final, se agudizan sus estertores al grado extremo: los gobernantes ya no pueden seguir gobernando como antes, los gobernados no aguantan más y se rebelan en diferentes acciones; los países dominantes se extienden en invasiones y guerras violentas en pos de más riquezas ajenas y las gentes comunes y corrientes caen en depresiones y angustias profundas.

Las agonías de los sistemas sociales clasistas que la historia registra hasta el momento, siempre han sido violentos, como la desesperación de una persona que se está ahogando. Tienen sus momentos o etapas de restauración y contra restauración. Es decir relativamente se armonizan, pero sus crisis futuras son más estrepitosas. Así fue el esclavismo, el feudalismo y así está sucediendo en el sistema capitalista liberal actual. Por eso vemos y vivimos lo que vivimos, violencia y más violencia hasta el genocidio.

Su contraparte: una Sociedad Superior.

Su contraparte es que, un sistema económico social superior se observa en el horizonte y requiere de nosotros desde el inicio, el compromiso de preparar su forja, sobre todo de los que vamos superando los traumas de la codicia y la ambición desmedida. La desproporcionalidad y la inequidad enfermiza están llegando a su fin. De esta espiral descomunal de violencia finalmente debe llegar la paz y la esperanza de una vida mejor para todos. Hoy más que nunca existe esta necesidad. Encontremos estas claves de nuestra vida actual, nada se da por casualidad o divinidad. Rescatemos la filosofía dialéctica, porque es una filosofía capaz de enfrentarse al liberalismo. Ahí la clave, reitero. Necesitamos una nueva forma de vivir más humana y natural. La indiferencia es la peor de las traiciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada