martes, 25 de mayo de 2010

♣ ÁFRICA, ENTRE EL AVANCE Y EL DESAFÍO

Hola Carlos

http://caobacii.blogspot.com/
Hay una nueva noticia en la web de Save the Children que queremos compartir contigo. Recuerda que si conoces a alguien a quien le pueda interesar, puedes reenviarle este email.

Africa, entre el avance y el desafío

Hoy se celebra el Día de África. Aunque en los últimos años, los progresos han sido enormes, la situación de la infancia sigue siendo muy difíciente.

NIGER

El 25 de mayo celebramos el Día de África. Y lo hacemos en recuerdo de aquel otro 25 de mayo de 1963 en que se creaba en Addis Abeba, Etiopía, la Organización para la Unidad Africana que más tarde, en 2002, sería sustituida por la Unión Africana. Con aquel nacimiento se pretendía promover la unidad y solidaridad de los estados africanos y servir como altavoz colectivo del continente.

Hoy, África es reconocida, en la mayoría de los casos, como continente de salidas fallidas y lentos avances. Y el reconocimiento tiene, en gran cantidad de países africanos, mucho de cierto. Sin embargo, África ha experimentado en los últimos años un progreso considerable –a veces impresionante- en muchos aspectos aunque esto sea algo que queda demasiadas veces olvidado entre las historias de pesimismo y fatalidad.

Los progresos, importantes pero invisibilizados.

Un determinado número de gobiernos africanos han ratificado la mayoría de los instrumentos nacionales e internacionales de defensa de los derechos humanos y han animado al avance en su adaptación y establecimiento en cada país. Una serie de países han armonizado ya, o están en el proceso de hacerlo, sus leyes nacionales con la Convención de los Derechos del Niños, la Carta Africana sobre el Bienestar y los Derechos del Niño y otros instrumentos para la protección de la infancia y sus derechos. Aunque apenas sin documentar, existen un gran número de buenas prácticas encaminadas a, por ejemplo, “africanizar” la legislación sobre infancia; conciliar los valores universales presentes en los instrumentos internacionales con las costumbres, actitudes y prácticas africanas e implementar los derechos socioeconómicos de los niños, incluso en los contextos más difíciles de pobreza y escasez de recursos.

Etiopía
Se han obtenido también resultados impresionantes y alentadores durante los últimos años en lo que se refiere a la prevalencia de enfermedades. La cobertura de las campañas de inmunización ha mejorado notablemente en un amplio número de países. El polio está a punto de erradicarse y las acciones para frenar la malaria han mostrado un gran avance. El compromiso de los gobiernos en muchos países ha permitido el acceso gratuito a medicamentos antirretrovirales para el tratamiento de VIH. Se ha logrado un incremento de cuatro veces en los suplementos de Vitamina A en todo el continente y, como consecuencia de ello, muchos países han logrado reducir la mortalidad infantil de un modo significativo.

En general, se han producido avances a la hora de asegurar el acceso a la educación para los niños y niñas de primaria. Algunos países casi han alcanzado la inscripción universal en educación primaria, mientras que otros han progresado en llegar a los niños y niñas más marginados y vulnerables a través de innovadores y alternativos programas de educación básica.

Los desafíos y los retos, en continuo crecimiento.

Zimbabwe
Sin embargo, a pesar de todos logros alcanzados, el estado de bienestar de la infancia en África permanece, en general, en un estado alarmante por las siguientes razones:

• Las economías de la mayoría de los países africanos siguen marcadas por una nefasta distribución de los ingresos y una pobreza absoluta, condenando así a los niños y sus familias a la pobreza absoluta y limitando la capacidad de los gobiernos para actuar.

• Los conflictos armados y los enfrentamientos, aunque menos frecuentes, no son menos intensos que en el pasado y continúan desolando a numerosos países.

• La mortalidad entre los menores de cinco años continúa siendo elevada. En torno al 60% de los casos de muerte entre los niños y niñas de menos de cinco años en algunas partes del continente se atribuye a la desnutrición, a pesar de la modesta caída en el número de niños con desnutrición durante los últimos años.

• Millones de niños y niñas no tienen acceso a servicios básicos. Un número considerable de niños y madres no cuentan con acceso básico a los servicios de sanidad y educación. Como resultado de ello, cada año, millones nacen muertos o mueren durante el primer día o mes de vida.

• Muchos países se enfrentan a un enorme y creciente número de niños y niñas huérfanos. Como muestra de ello, un dato: al final de este año, los niños y niñas huérfanos se equipararán o superarán al 20% de la población infantil en países como Bostwana, Lesotho, Swazilandia, Zambia y Zimbabwe. Se estima que existen 4.2 millones de huérfanos en República Democrática del Congo, 4.8 millones en Etiopía y 8.6 millones en Nigeria.

• Algunas estimaciones apuntan que un tercio de los niños y niñas entre los 2 y los 9 años en algunos países africanos viven con algún tipo de discapacidad. A pesar de estas enormes cifras, los niños y niñas con discapacidad (apenas mencionados en las discusiones sobre políticas) siguen siendo invisibles y ocultos.

• La violencia contra los niños y niñas sigue siendo un problema omnipresente. Millones de niños son víctimas de prácticas tradicionales dañinas, entre las que se incluyen la mutilación genital femenina y los matrimonios prematuros. Miles son víctimas de la guerra, muchas veces utilizados como objetivo y otras como instrumentos. Y muchos más están expuestos diariamente a una violencia incesante, como el abuso y la violación, en sus casas, en la escuela y en sus comunidades.

• A pesar del reconocimiento internacional de la educación como derecho humano fundamental y como llave para el crecimiento personal y el desarrollo comunitario, cerca de un tercio de los niños del África subsahariana en edad de educación primaria no van a la escuela.

En resumen, a pesar de los progresos durante las últimas décadas, la vida para millones de niños y niñas en África sigue siendo demasiado corta, pobre, insegura y violenta. La situación de estos niños y niñas representa una ofensa para África y los africanos; a su moralidad y consciencia y, por encima de todo, al sentido de validez y respeto propio de los gobiernos africanos. La alarmante y deteriorada situación de la infancia en muchos países cuenta con un innegable peso y urgencia y merece un puesto de prioridad absoluta en la agenda pública y política.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada