jueves, 28 de enero de 2010

♣ PROSA MI SELVA SAN MARTÍN-PERÚ


¡Añañau La Selva!
http://caobacii.blogspot.com/

¡Añañau! Significa ¡Qué rico! ¡Qué bonito, qué lindo! Me gusta mucho.

En efecto, La Selva es una inmensa y hermosa llanura cálida y húmeda. Sobre todo su gente mishquishimi o sea personas de buen hablar, dulces; bailiteros, bonitillos y bonitillas principalmente sus huambras (mujeres). Gente que en shunto (porción, montón, cantidad) te reciben alegres y cálidamente bien, sin pichiruchadas (vocablo peyorativo).

La Selva es también conocida como La Montaña. Se topa con brasil y conforma la Cuenca Amazónica.

Conforma el 60% del territorio peruano, pero sólo habitan el 12,4% de la población peruana. Es decir, está todavía pitito en su gran parte, inexplorada y por descubrir. ¿Será que sigue todavía apareciendo ante los ojos ingenuos de nuestros viajeros y colonizadores como un verde abismo de bosques y shapingos (malignos) que te hacen perder el rumbo de la vida? Nada que ver. De repente La Selva Alta o Ruparupa, con sus portentosas cadenas de montañas y colinas cubiertas totalmente de vegetación. Pero, ni aun así se patea kiruma (ir en vano), hay de todo, hasta el oro negro (petroleo), incluso el oro blanco (caucho). También tiene espléndidos valles (Jaén, Bagua, Huallaga Central, Satipo y Oxapampa) Por si acaso no estamos alentando a los depredadores rumishungos (que no se conmueven), que ya tenemos bastante. Sólo van a La Selva a saquear.

La llanura amazónica, conocida geográficamente como Omagua o Selva Baja, es menos pretenciosa que la Selva Alta, es shayandera (coqueta), se deja sheretear (enamorar). Uno prácticamente se queda ñacado (embrujado) por su belleza. Con sus bosques uniformes y tupidos, sus hermosos ríos a la altura de los terrenos, que, de vez en cuando se embravecen y hacen sus lloclladas (se desbordan y arrasan), pero, sólo en excesivo tiempo pluvioso, que pueden ser de noviembre a mayo. Lo mismo que sucede en cualquier parte del Perú.

En fin, La Selva Peruana o Amazonía, tiene a los departamentos de San Martín, Loreto, Ucayali y Madre de Dios sus preciadas despensas. Rodeados por formaciones boscosas naturales que alcanzan 74 millones de hectáreas, donde alternan árboles de madera o resinas útiles, palmeras y plantas orquidáceas. Poniéndole al Perú en el segundo lugar de superficies de bosques en Latinoamérica.

Parte de esta riqueza y misterio maravilloso, son sus mitos, cuentos populares y leyendas, huachapeados (cultivados ligeramente) todavía. Muchos pretendiendo ser descubridores. Otros descubriéndola otra vez. Codiciada, siempre codiciada. Oh Selva adorada, ahuyenta la ambición dorada y premia al emprendedor que no niega su apoyo mejor. Que lleguen siempre los que desarrollan y apoyan y vivan por siempre en la leyenda verde de tus encantos. Que lleven a sus pobladores nativos a ser sus propios descubridores, del paraíso que les abriga y da calor.

http://www.poetasdelmundo.com/verInfo_america.asp?ID=5696

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada