sábado, 23 de enero de 2010

♣ POEMA: SUEÑOS DE UN LOCO (Reflexivo)


SUEÑOS DE UN LOCO


Dedicado al nido de ratas del
INSTITUTO DE GOBIERNO DE LA USMP
cuyos fundadores son:
los fenicios Alan García y José Antonio Chang..

Jimmy Calla Colana


¡¿ Por qué me llaman el loco de Santa Marina Sur?!
Porque estoy inmundo, grito y visto con mi viejo terno de color azul.
¡¿Por qué corro a pie, de aquí hasta Oquendo o Mi Perú?!
Partiendo de Puerto Nuevo, Corongo,
Pasando por Gambetta, Dulanto, Bocanegra
y veo la pobreza de todos los pueblos de mi Perú.
Pero desde allí, con mi bolsón de cuero,
me vendré corriendo hacia el sur.


Y toda la gente impasible, indiferente, petulante,
que mastica como pobre
pero pienza como rico me dirá:
¡Ahí pasa el loco de Santa Marina Sur!
Y porque me da la gana con muchas ganas seré:
Gerente General de Sedapal:
¡Bajaré precio del agua!
¡Que todos paguen lo justo!
Y ordenaré:
Agua y desague para todo Oquendo, Pachacútec, Sarita Colonia,
Santa Rosa Carabayllo, Villa el Salvador, Comas
y todos los pueblos jóvenes de mi Perú.
A todos ellos los convertiré en grandes
y hermosos jardines de azucenas,
geranios y claveles rojos de mi doloroso Perú.
¡Agua! ¡Agua para ellos!
Pero los aguateros y vendedores de agua con plomo con odio dirán:
¡Abajo el loco de Santa Marina Sur!

Pero para sacarles pica mejor seré
gerente general del Gobierno Regional del Callao
Automáticamente haré colegios, pistas y veredas,
obras de agua y desague.
Parques y jardines; un hospital en El Álamo
que atienda gratis a los inválidos, enfermos,
limosneros y podioseros.
Pero algún funcionario burócrata del gobierno vociferará:
¡Falta la habilitación urbana¡
¡Falta la titulación!
¡Abajo el loco de Santa Marina Sur!
Pero alegaré y expondré mis ideas, mi praxis social.

Y seré alcalde.
Bajaré los pagos de autovalúo, no habrán embargos coactivos,
construiré grandes mercados para los ambulantes.
Exoneraré el pago de serenazgo, de áreas verdes,
de limpieza pública,
sobre todo cuando no los han tenido.
Entregaré titulos de propiedad a todos los que no lo tengan.
Pero algún funcionario corrupto del gobierno
o algún burócrata de COFOPRI ladrará:
¡No hay el saneamiento físico legal!
¡Abajo el loco de Santa Marina Sur!

Bondadosa, caritativamente, como buen educólogo
y pedagogo, ahora seré, a la vez
Ministro de Economía y de Educación.
Indispensable, primordialmente, engrandeceré la remuneración
de todos los maestros del Perú,
Ahora ganarán de acuerdo a la canasta familiar
dos mil quinientos soles.
Generaré y desarrollaré una verdadera reforma de la educación
de abajo hacia arriba y no de arriba hacia abajo.
A todos los gusanos y musarañas,
a todos los sinverguenzas e inmorales
los mandaré a colgar en los postes de Santa Marina Sur.
Inmunemente algún maestro clasista agitará :
¡Ministro, le van a faltar postes!
No importa. Los colgaré de dos o tres.
Pero los gusanos y musarañas unidos se desgañitarán:
¡Abajo el loco de Santa Marina Sur!


¡Basta! Ahora si que me fatigué.
¿Quieren tirarme abajo como si fuese un estropajo?
¡Atrévanse! ¡Los reto!
Y como ostento diplomas, títulos, grados

y un inflado currículo,
me proclamaré Presidente de la Repúbllica del Perú.
Romperé la puerta de Palacio de gobierno,
sacaré a patadas al corrupto y genocida Alan García
me sentaré en el despacho presidencial.
Inexorablemente bajaré los sueldos de los congresistas.
Ordenaré que se les pague no más de lo que gana un barredor.
No privatizaré la empresas ni los servicios públicos
defenderé los puertos y el aeropuerto de mi querido Callao.
Como Ministro de Trabajo pondré un obrero de construcción civil.
Como ministro de Educación un estudiante.
Como Ministro de Salud una pordiosera.
Como Ministro del Interior un Policiía de Tránsito.
Como Ministro de Defensa un co,mbatiente de Tiwinsa
Como Ministro de Transportes un cobrador de combi.
Como Ministro de Justicia un preso del Frontón.
Como Ministro de Economía un vendedor ambulante.
El Primer Ministro tiene que ser un profesor.
Los acaudalados, los pudientes pagarán tributos
de acuerdo a su opulenta fortuna.
La quebrada industria nacional se desarrollará
de acuerdo a la necesidad de la colectividad.
Los que viven en Puerto Nuevo vivirán en la Rinconada del Lago,
y los que viven en la Rinconada del Lago que vivan en Puerto Nuevo,


junto al gran fumadero
Los que viven en Corongo vivirán en San Isidro
y los que viven en San Isidro que vivan en Corongo junto al gran terral, al costado del callejón 7 puñaladas.
Los que viven en los Barracones, vivirán en Monterrico
y los que viven en Monterrico que vivan en los Barracones
junto a la mar brava, donde tiran los muertos al amanecer.
Los que viven en cerro La Regla, vivirán en Miraflores
y los que viven en Miraflores
que vivan en cerro La Regla junto al cementerio.


Heridos mortalmente saldrán con sus perros
que comen un kilo de carne y toman un litro de leche diario,
líbidos rebuznarán:
¡Abajo el loco de Santa Marina Sur!
¡Muerte al loco de Santa Marina Sur!
Por mi propia voluntad saldré de Palacio, caminaré lentamente.
Me escupirán, me ultrajarán.
Los miraré fija pero tiernamente a todos, y a pecho abierto les gritaré:
¡No! yo no estoy loco . El loco eres tú.
tu que no defendiste y vendiste a tu pueblo
Les mostraré mi pecho, levantaré la cabeza,
avanzaré y derramaré dos lágrimas.


Una por Cristo que fue vendido y traicionado
por su propio hermano Judas.
Y otra por mi pueblo, por los marginados, los provincianos,
los cordilleranos, los sin pan, los sin techo, los niños de mi Perú.
Llegaré al mar, arrojaré mi viejo y raído terno azul
y mi bolsón de cuero.
Miraré el rojo ocultamiento crepuscular del sol
y entraré al infinito mar, para no sufrir más.
Pero algún día saldré. Cuando haya un nuevo amanecer,
cuando haya trabajo, cuando no haya ratas, ni lagartos
cuando haya pan y la riqueza sea compartida por todos.
Cuando los trabajadores y maestros laboren felices
y vivan orgullosos de su vocación.
Entonces volveré y a todos abrazaré.
Entraré nuevamente a Palacio de Gobierno.
El nuevo Jefe de Estado
con Bienvenidas la puerta principal me abrirá.
Y junto a la desbordante alegría popular,
en el centro del Patio de Honor, frente a la Escolta Presidencial,
a todo pulmón y a los cuatro vientos exclamaré :
Abajo Alan García que no sabe nada,
su compadre y todas las ratas del Perú.


¡Viva el loco de Santa Marina Sur!
¡Viva el Perú!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada