jueves, 29 de abril de 2010

♣ ÉXITO Y FELICIDAD EN TIEMPOS DE LIBERALISMO.

Carlos Villacorta Valles

El éxito y la felicidad existen porque existen el fracaso y la infelicidad.

El éxito consiste en el logro de algo, aún la cosa más simple de la vida; inclusive el éxito podría estar tan sólo en emprender ese algo, por tanto, el fracaso no sería tal si lo consideramos como una experiencia y nos enseña a retomar lo fracasado con nuevas perspectivas.
La felicidad sería el logro, pero sin dañar a los demás, por el contrario ayudándolos también en sus logros, por tanto a ser felices.

El éxito y la felicidad auténticos están en los logros junto a los demás. Concebir así la vida ya es éxito y felicidad.
El liberalismo nos enseña que el éxito y la felicidad están en los logros individuales, en el dinero y la acumulación de fortuna. Cuanta más fortuna individual más exitosa es la persona. Esta concepción del éxito y la felicidad indeteniblemente nos llevan al individualismo y, el individualismo es hermano del egoísmo. ¿Un individualista y egoísta será feliz?

¿Qué tipo de éxito y felicidad puede ser acumular tantas riquezas, comprando barato y vendiendo caro y pagar a mis obreros y trabajadores sólo S/.550 nuevos soles mensuales? O asumiendo un cargo público y corromperlo. Aquí ya no se trata de capacidades si no de oportunidades; no se trata de inversiones, sino de explotación; no cargo público, sino robo público.

Yo no niego en absoluto la validez del capital y la riqueza, cuestiono sí su apropiación de unos cuantos personajes aprovechándose del poder económico que ejercen y a través de ello el control del Estado y los gobiernos de turno.

El éxito y la felicidad tienen que estar también por el camino de pensar el cambiar ese estado de cosas. Aquí vale decir que tú eres el único que puedes hacer esos cambios en colectivo con otros que piensan como tú y, serás efectivamente lo que piensas, nada podrá cambiar si no te integras de palabra y de hecho a ese cambio. Entonces el éxito y la felicidad serán de todos.

Derrochar capacidad para concentrar riqueza individual no es éxito ni felicidad, es individualismo y egoísmo, más si esto está basado en la explotación de los trabajadores y aprovechamiento de los cargos es mezquindad y genocidio.

El verdadero éxito y felicidad están en ser justos, manejar el mercado y los cargos públicos con justicia donde con hechos se elimine la pobreza y el capitalismo o mezquindad liberal, cuyos principios básicos son el individualismo y el egoísmo. Lo demás sólo son palabras.

Los que viven con holgura y nunca han sufrido penurias económicas, que son la minoría, no saben nada de esto y jamás compartirán estos ideales nuevos de éxito y felicidad, el asunto está en la mayoría los que tienen que tomar la decisión de transformar y pensar en una Sociedad Superior o Sociedad Comunitaria. La sola preocupación no elimina nada, hay que actuar y organizarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada